Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Carrito

Tu carrito está vacío

Continúa comprando

¿Qué es y cómo combatir el Brain Fog?

El Brain Fog, no es un término médico como tal, pero se utiliza cuando hay uno o varios de los siguientes problemas:

  •  Reducción de habilidad para pensar claramente
  •  Reducción de habilidad de reacción para transmitir ideas claras
  •  Poca Energía
  •  Falta de concentración y enfoque
  •  Problemas de memoria
  •  Sentirse confundido y mal organizado
  •  Sentirse desorientado o disperso
  •  Rendimiento mental bajo en cualquier aspecto

Sin importar la razón por la que pudieras tener BRAIN FOG puede afectarte negativamente en tu día a día evitando cumplir con tus objetivos.

La razón más común del BRAIN FOG, se deriva de la falta de nutrientes que necesita tu cuerpo para transmitir la energía a tu cerebro. Del mismo modo, el exceso de azúcar, carbohidratos, alimentos procesados y alcohol; contribuyen a la disminución de nutrientes que estimulan el funcionamiento del cerebro.

Es por ello que hacemos las siguientes recomendaciones para evitar en lo posible el BRAIN FOG en la vida diaria:

Buena alimentación: Una buena alimentación es indispensable para optimizar la productividad y efectividad en los días de trabajo. Nuestro cuerpo no procesa de la misma forma la comida que ingerimos durante el día, por ejemplo, cuando comemos alimentos que liberan glucosa rápidamente (refrescos, azúcar, cereal, pan blanco, y pastas) experimentamos un pico de glucosa en la sangre que nos da un aumento de la energía seguido de una caída en el azúcar de la sangre que conduce a tener niveles bajos de energía y productividad. Otro ejemplo es, cuando ingerimos carbohidratos con bajo índice glucémico como frutas, verduras y granos, así como grasas sanas, le damos un suministro más estable de energía al cerebro. 

Ejercicio y horas de sueño: Recomendamos realizar ejercicio cardiovascular 3 veces a la semana por lo menos 20 minutos por sesión para obtener los beneficios de una mente y cuerpo saludable. Correr, nadar o caminar; son el ejemplo perfecto de entrenamiento que nos ayudará a liberar las endorfinas (droga de la felicidad) necesarias para mejorar nuestro estado de ánimo y tener más energía durante el día. Aunado al ejercicio, necesitamos dormir bien para pensar claramente, reaccionar rápido y asentar nuestra memoria. Los procesos del cerebro que nos ayudan a recordar y aprender se encuentran activos mientras dormimos, respetar de 7 a 8 horas de sueño al día es necesario para tener una mejor calidad de vida.

Mindfulness o atención plena: La esencia principal del mindfulness o atención plena es buscar vivir en el presente a través de la meditación. Constantemente encontramos difícil concentrarnos en tareas, ya sean complejas o sencillas por el hecho de estar pensando en nuestro pasado, futuro o en fantasías; en lugar de vivir plenamente la actividad que estamos realizando en presente. A través de los ejercicios de mindfulness podemos entrenar nuestra mente para acceder a ese momento con plenitud que para desempeñar mejor nuestras actividades.